HANA EN EL PAIS DE WONDERFULLANDIA

Hace semanas atrás estaba un poco nerviosa porque se me estaban acabando las ideas sobre que escribir. Me detuve a pensar que al momento de decidir escribir era porque es algo que me da paz y me libera al momento de hacerlo, en la escarbada de soluciones me encontré con la mágica respuesta que ya no hay mucho que sanar. Si bien, a los seres humanos nos afecta algunas vivencias según nuestro temperamento, hay personas afortunadas que no les afecta el qué dirán, nuestro aspecto, son seguras de sí mismas y no tienen complejos, de eso y más cosas he escrito para aprender a soltar, pero creo que ya solté de más jaja y está bien, está perfecto! Pero humana al fin, demasiado perfecto para ser verdad, a mí me gusta el drama chingao! y ya no hay drama en mi vida, se necesita el spice, las altas y las bajas que se yo, mujer pues jaja.

 

 

Hasta que me tome un minuto para pensar y me dije no, no me gusta el drama, solo que es la única manera que se vivir y ahora que ya no lo tengo ¿Y ahora que?  Ya no tengo de quien quejarme, ya no tengo a quien echarle la culpa, ya no cargo culpas, me veo al espejo y doy las gracias, acepte el tema de la muerte, no hay resentimientos, he perdonado, me he perdonado, intento no juzgar (soy humana), la mayoría de las veces lo logro, si lo hago rectifico. Y en todas esas fumadencias que estaba pensando me dije ah cabrón soy perfecta! ¿Por qué no levito? Jaja, pero de verdad se me hacía increíble pensar que realmente no hubiera nada que me atara a algún sentimiento de inconformidad.

 

¿De verdad? ¿Así de fácil? Así es, fue muy fácil cuando entendí la “fórmula de la sanación”, como cuando luchas para ese examen para pasar a otro grado, te es difícil, estudias, repasas y repasas hasta que lo entiendes y por fin logras pasar a otro grado pero ese nivel es totalmente nuevo para ti.

 

 

Obviamente bromeo al decir que soy perfecta, me siento perfecta que es muy distinto, pero sé que no lo soy y ¿Por qué me siento perfecta? Porque soy afortunada en entender que no lo soy, solamente soy una cabrona que sane toda la mierda que traía arrastrando y eso indudablemente te da otra perspectiva de vida, te dan ganas de empezar de nuevo, de hacer amistades nuevas, de viajar (no puedes tienes mil hijos, no hay pedo en otra vida lo hago, pero no me frustro, si me queda tiempo en esta vida que chingón) de amar mi hoy por hoy, de agradecer “el qué dirán” vivo entre raza humana y eso hacemos “decimos de los demás”.

 

 

¿Y en el otro nivel que hay? ¿En ese mundo desconocido de amor y paz? (sha la la la lá) Pues al menos en mi mundo es lo mismo! Jaja, nada nuevo, mismas cosas, mismas personas, mismos problemas, mismo esposo, mismos hijos, misma cara, misma casa, misma perra, misma ropa, mismo todo!... solo hay una cosita distinta, el amor por mí!, esa fórmula fantástica que me hizo entender que mientras vivamos no habrá nada en este mundo que no puedas solucionar si no me decido a ser feliz y para eso solamente se necesita el sencillo arte de amor propio, fin.

 

 

¿Me ponen un Oxxo porque me quiero o qué? Jaja me lo merezco poquito, pero si de algo sirve el decirles que no hay nada mejor que te reconcilies con el mundo para poder vivir más pleno de verdad es un consejo que espero me permitan darles.

 

 

Y ese spice de la vida es saber sobre llevar a los que no están listos para su otro nivel, haters y tóxicos habrá siempre, pero la realidad es que siempre nos enfrentaremos con alguien que no está a tu nivel anímico. Tal vez nosotros fuimos una vez esos que nos sacaron la vuelta, así que no te intensees tampoco con los que ahora lo son, lo son y ya, tu no y tan tan, todos tenemos nuestro tiempo, es nuestro problema  si nos quedamos o avanzamos, evolucionamos por naturaleza, sólo que hay personas que le temen al cambio.

 

El saber soltar se a convertido en un arte, sueltas miedos, egos y apegos que sólo te ahogan a ti junto a los demás, cual sea tu vida aprende a soltar para que solo te quede el amar.

 

Gracias por leer ♥

 

 

Hana Corral.