A Él...

Hay historias de amor que son comúnes, otras muy intensas, unas conflictivas, dependientes o algunas terminan y otras son eternas.

Nosotros tenemos nuestra propia historia pero nunca me había preocupado por ponerle un calificativo, hoy que sé lo que eres y no encontré palabra que la describa que merezca llenar todas sus letras. Hay emociones que no tienen nombre, solo puedo expresar que la gratitud se volvió mi bandera, que tu amor lo siento en las venas y que los miedos naufragaron al nacer la mutua entrega.

No soy la misma, porque la vida ya lo tenía escrito, serías tú el que me diera la lección más grande. Que no eres el amor de mi vida, sino eres mi vida entera.

Gracias a los diálogos eternos que hacen tregua cuando nos dejamos atrapar por monotonia. 

Tú que no me sueltas, tu qué me sigues y me aplaudes, tú qué me admiras y respetas, tú qué me has permitido compartir tantas risas a tu lado.Hoy honro todo lo que eres y todo lo que somos.

Tu rostro que es tan mío y me cautivó desde el primer momento, la razón de tus palabras, tus sentimientos expresados y los escondidos.

Gracias Dios por él, gracias por los desacuerdos que nos han fortalecido, gracias por nuestra familia y nuestros hijos, gracias por nuestra propia historia ❤

 

 

Gracias por leer.

 

 

Hana Corral